A mi hijo pequeño

Por tu mirada inocente,

por el brillo de tus ojos y tu sonrisa dulce,

por tus “te quero mucho”,

por tus besos y caricias,

por tus largas explicaciones, a veces ininteligibles incluso para mí, pero seguro que muy interesantes…

Por tus sonoras risas,

por tu energía desbordante,

por tus canciones y tus bailes,

por tus dibujos por mi cumpleaños en días en que no cumplo años, porque para ti cualquier momento es bueno para cantar “cumpleaños feliz”…

Por tu emoción ante los pequeños y grandes descubrimientos del día a día,

por tus pequeños y grandes avances,

por ansiar mi compañía y querer compartirlo todo conmigo

Por tus retahílas de por qués,

por venir a recibirme siempre con la cara iluminada cuando vuelvo del trabajo,

 por tus “mamáaa, ¿qué haches?…”

Por tus “cura sana” cuando me duele la cabeza,

por lo “interesante” que te pones cuando hablas de tus amigos del “cole” (en realidad se trata de un centro de Educación Infantil), de tu profesora, de la directora, de la cocinera

Por tus expresivos gestos,

por tus inagotables ganas de jugar,

por tus “te pillé” como una invitación para jugar al “pilla-pilla”,

por tus “valeee mamáaa” de niño mayor

Por tu imaginación desbordante,

por tu interés por entender el mundo que te rodea,

por las historias que me cuentas

por los besos que me das,

por tu cariño sincero,

por eso y por todo lo demás: te quiero.

A mi hija mayor

Por convertirme en mamá y cambiar mi vida

Por cómo me escalabas con tan solo unos días

Por cómo me sonreías desde una edad tempranísima

Por tu mirada limpia e inocente,

por tu sonrisa radiante,

por tu dulzura,

por tus abrazos y tus besos,

por tus caricias, cariños y arrumacos,

por tus risas y tus juegos,

por tus ejercicios y entrenamientos,

por querer hacer un sinfín de actividades conmigo,

por ser una hermana mayor cariñosa, protectora y paciente

por “saber hablar el lenguaje de los bebés”…

por tu constancia, comprensión y paciencia,

por tu creatividad e imaginación,

por tus ilusiones y proyectos,

por hacerme partícipe de tus risas y tus juegos,

por los dibujos que me haces,

por los juegos que me enseñas,

por las canciones que inventas,

por preparar las mejores fiestas sorpresa

por dejarme notitas con corazones y te quieros

por decirme que soy la mejor mamá del mundo aunque no lo sea…

por querer ser aventurera-espía-exploradora,

por haber querido ser cantante, profesora y astronauta

por todo lo que te queda por querer ser,

por estar a tiempo para ser lo que quieras ser

por compartir conmigo tus ilusiones y tus miedos

por tu amor desinteresado y sincero,

por eso y por todo lo demás: te quiero.