Agradecimiento al Centro de Educación Infantil

Nos encontramos celebrando el final de curso, de un curso en el que nuestros hijos han aprendido muchas cosas y han crecido no solo en altura sino también por dentro. En esta fiesta hemos disfrutado de unas actuaciones estupendas en las que se percibe el cariño y el esmero con que han sido preparadas, y es precisamente en este momento en que estamos reunidos profesores, alumnos, padres y demás familiares, cuando queremos dirigiros unas palabras de reconocimiento y agradecimiento a vuestra labor.

Para muchos de nuestros niños este es su último curso; otros, en cambio, continuarán en el centro. Muchos de ellos empezaron desde bebés, otros, de más mayores. Para muchos es el cierre de una etapa, terminan el primer ciclo de educación infantil y pasan al “cole de mayores”, pero para todos ellos, tanto para los que continúan como para los que se van, ha sido una etapa realmente importante en sus vidas.

Os dejamos a vuestro cuidado nuestro tesoro más preciado, y habéis sabido cuidarlo con la mayor de las delicadezas.

Que un niño entre en un centro de educación infantil es una decisión muy importante para sus padres, que desean encontrar el mejor centro, el que vele de mejor manera por los intereses de sus hijos, el que sus profesores sean amables y cariñosos, el que proporcione una educación  y una atención integral que sea acorde con nuestros principios morales y también con los educativos… son muchas las cuestiones a tener en cuenta…

Además de las características del centro y de sus profesionales, también nos crea inquietud el cómo van a vivir ese paso nuestros hijos, si se encontrarán a gusto, si acusarán mucho el separarse de nosotros durante unas horas, si se llevarán bien con el resto de sus compañeros…

Por todo ello, cuando encuentras ese centro en el que dejar con total tranquilidad a tus hijos, respiras aliviado. Pero no solo eso, sino que hemos encontrado una atención individualizada, en la que se contempla al niño como una persona en su totalidad, en el que se entiende los procesos de maduración de cada niño, y en el que también se imponen unos límites desde el amor, explicando y haciendo entender los motivos y los por qués a los niños según su grado de madurez. Un centro en el que hay una relación fluida con las familias, pero sobre todo, hemos encontrado dedicación, esfuerzo, profesionalidad y mucho, mucho cariño.

Os habéis ganado el corazón de nuestros hijos, y con el de ellos, también el nuestro… y por eso queremos daros las gracias, por haber estado ahí en cada momento, con cada paso, problema o logro de nuestros peques, con cada juego y canción, en cada uno de los aprendizajes, siendo testigos de cada sonrisa y cada llanto, de cada inseguridad y de cada progreso, acompañando amorosamente en cada aprendizaje a todos y cada uno de ellos. Gracias a todas porque cada una, en vuestro puesto y con vuestras responsabilidades, habéis sabido dar para nuestros hijos lo mejor de vosotras mismas.

Mantendremos siempre el recuerdo vivo en nuestros hijos de lo que vivieron con vosotras y nosotros, por supuesto, os recordaremos siempre.

Gracias