A mi madre

En una ocasión, cuando recibiste el golpe de enterarte que una traicionera enfermedad había hecho de nuevo su aparición en tu cuerpo, me dijiste que todo el tiempo trascurrido desde la primera vez que la  padeciste  hasta ese momento era un regalo que Dios te había hecho. Tanto más, cuando a los pocos años de superarla me tuviste a mí, que era lo que más anhelabas y que Dios te había dado la posibilidad de tenerme y verme crecer. Bueno mamá, pues ese tiempo que Dios te regaló, también me lo regaló a mí, no solo porque posibilitó mi concepción y posterior nacimiento, sino porque durante los años que compartimos me permitió disfrutar de una madre buena, alegre, cariñosa, paciente y entregada… una madre estupenda.

De ti recibí un amor y un cariño sin límites.

De ti aprendí lo que es darse a los demás.

De ti aprendí a luchar aunque las fuerzas flaqueen.

De ti aprendí a aborrecer la injusticia y luchar por lo que considero justo.

De ti aprendí el amor a la familia

De ti aprendí a ofrecer a los demás una sonrisa y un gesto amable

De ti aprendí a vivir y disfrutar la música.

Recuerdo cuando me llevabas al cine a ver películas de Walt Disney a una sala que proyectaban en sesión continua y cómo te pedía volvernos a quedar a ver la película

Recuerdo cuando inventabas cuentos para mí… Logré recordar los detalles de uno de ellos, el de los bombones… y tus nietos me piden con frecuencia que se los cuente porque les gusta mucho, por lo que, en cierto modo, es como si lo hubieses inventado para ellos

Recuerdo cuando te pedía una y otra vez que me leyeses “Marcelino Pan y Vino” y tú, pacientemente, lo hacías…

Recuerdo ir a patinar al Paseo de Recoletos, porque tenía un suelo muy fino y deslizante… recuerdo tus instrucciones para no perder el equilibrio mientras aprendía…

Recuerdo las tardes de parque en El Retiro, lo que me divertía jugando en la zona de columpios, cómo me enseñaste a remar en las barcas de su estanque, cómo veías conmigo una y otra vez las marionetas de su teatro, aunque te supieses las historias de memoria. Recuerdo también cuando me llevabas a ver los cisnes y los patos de su otro estanque

Recuerdo cuando escribías, con esa caligrafía perfecta, casi dibujada, que no tuve la suerte de heredar… recuerdo cuando me dibujabas las muñecas “peponas”, cuando me hiciste la lámpara de pie y los libros de la estantería de mi casita de muñecas, cuando me ayudabas con las manualidades del colegio

Te recuerdo siempre escuchando música, creándola o tocándola tú misma…

Recuerdo que cuando tocabas el piano el tiempo se detenía para ti, podían pasar horas sin que te dieses cuenta…

Recuerdo los conciertos en el Teatro Real, tanto cuando íbamos con entradas, como cuando pasábamos con el carnet del Conservatorio y escuchábamos los conciertos desde “el gallinero”

Recuerdo cuando me enseñaste las primeras nociones de solfeo, mi primera pieza al piano, cuando me guiabas sobre la adecuada interpretación de las obras, según iba superando los cursos del Conservatorio

Recuerdo cuando se nos pasaba el tiempo volando mientras yo cantaba y tú me acompañabas al piano, cómo le dábamos un repaso a las canciones de bandas sonoras de películas muy conocidas, también canciones populares, villancicos, música religiosa – recuerdo con especial cariño el Ave María de Schubert – , canciones de Edith Piaf, melodías muy conocidas como Santa Lucía, la versión de Elvis Presley  del conocido O’ Sole Mio, Alfonsina y el mar…

Recuerdo cómo nos quedábamos embelesadas viendo en la tele el ballet clásico, el patinaje artístico y la natación sincronizada

Recuerdo lo bien que bailabas, habilidad que, muy a mi pesar, no he tenido nunca…

Recuerdo cuando me contabas historias de tu infancia, de la familia, de tu juventud… todas ellas llenas de cariño y anécdotas

Recuerdo cuando en verano, en la playa, utilizábamos la bicicleta como medio de transporte… hoy en día es algo habitual pero entonces no lo era… la gente nos miraba raro, pero a nosotras nos daba igual

Recuerdo cuando en el mar me “remolcabas” nadando de espaldas, lo bien que nos lo pasábamos saltando las olas y lo mucho que disfrutábamos también cuando el agua del mar estaba quieta y transparente como una piscina…

Recuerdo cómo nos gustaba contemplar el mar, las distintas tonalidades que adquiría, los paseos junto a papá por el paseo marítimo…

Recuerdo cuando me enseñaste a hacer helado de leche merengada

Recuerdo que me contabas que cuando era bebé te pasabas las horas muertas contemplándome, mirándome la carita, todos y cada uno de los deditos… Sé que hubieses pasado igualmente las horas muertas contemplando a tus nietos, de bebés y de más mayores… sé que te hubiese encantado ser testigo de sus risas, sus gateos, sus primeros pasos, su lengua de trapo, sus avances, descubrimientos, “salidas” y el cómo se van haciendo mayores… que hubieses disfrutado cantándoles, tocándoles el piano, haciéndoles juegos, manteniendo conversaciones con ellos y sobre todo, dándoles muchos besos y abrazos

El día que mi marido y yo nos enteramos que estábamos esperando a nuestra hija mayor, fue un día en que estabáis en casa las dos abuelas. Mi suegra había venido a visitarte, ya llevabas tiempo gravemente enferma… Os dimos la noticia a las dos nada más enterarnos y os pusistéis muy contentas de tan buena nueva. Recuerdo que dijiste que no llegarías a conocer al bebé, pero que desde el cielo cuidarías de él (entonces no sabíamos todavía si sería niño o niña). Así fue, mamá, no llegaste a conocer a tu nieta. Aunque lo intentaste, tu cuerpo no aguantó hasta su nacimiento, pero que has cumplido tu promesa y que desde el cielo velas por ella, y ahora, también por tu nieto pequeño… Yo, por mi parte, les doy tus besos y los míos, mamá

Anuncios

4 comentarios en “A mi madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s