Secretos

Cuando era pequeña los sábados y los domingos solía salir por la mañana al parque o a dar un paseo con mis padres o, si no podían los dos, al menos con uno de ellos. Un día de fin de semana salí de paseo con mi padre a mediodía y mi madre se quedó en casa y no nos acompañó. Hubo un momento en que paramos a tomar el aperitivo. No sé si fui yo la que se lo pedí o si me lo ofreció mi padre directamente, pero el caso es que me sirvieron un plato de patatas fritas que, por cierto, me gustaban mucho. Mi padre se apresuró a decirme que me daba patatas a condición de que no le dijese nada a mi madre, que si no, ella diría que me habían quitado las ganas de comer. Terminado el aperitivo, continuamos con nuestro paseo y finalmente, regresamos a casa. Lo primero que dije, nada más abrir mi padre la puerta fue: “mamá, papá me ha dado patatas”. Es que ni saludé a mi madre. La información me quemaba. Lo hice sin pensar. Creo que mi padre bromeó con el asunto y me hizo ver, de manera muy sutil para que no me sintiese mal, que había faltado a mi palabra, porque de sobra sabía él que mi intención no había sido “chivarme”. Aún así, recuerdo sentirme un poco avergonzada al darme cuenta que había dejado a mi padre al descubierto por haberme dado un capricho. Mi madre, muy preocupada siempre con el asunto de las comidas y que no tomase nada que me quitase luego la gana de comer, creo que, en aquella ocasión, no nos regañó ni dijo nada.

Mucho tiempo después, mi padre me recordaba, entre risas, aquella “traición” filial. Y yo le decía, sonriendo, que no se puede pretender que un niño pequeño guarde un secreto, que es confiarle uno, y no ve el momento de compartirlo sin que en su ánimo haya un ápice de traición. Se trata de algo irrefrenable, se siente en la necesidad perentoria de compartirlo.

En ocasiones, mi hija me dice: “tengo un secreto que no te puedo decir”. La frase, en sí misma, ya me hace gracia, porque es cualidad del secreto el que no se deba comunicar. A veces me lo termina diciendo sin que yo ejerza presión alguna pero, incluso, cuando no llega a decírmelo, ya me ha comunicado que tiene un secreto. ¡Qué inocencia! Tengo la impresión de que tiene la necesidad de decírmelo, que le descansa…

Me interesa que mi hija distinga entre cosas importantes que debe comunicarnos a su padre y a mí sin reservas, sin secretos, y los secretos-sorpresas que no debe comunicarnos.

Respecto de los primeros, siempre le digo que no me gusta que tenga secretos conmigo y que ella sabe que puede confiar en mí para contarme cualquier cosa. La verdad es que, afortunadamente, cuando calla algo que le preocupa no suele considerarlo como un secreto y en esas ocasiones si no termina contándomelo, trato de sonsacarle. A veces son cosas importantes y, otras veces son cuestiones que aunque objetivamente no sean importantes, para ella sí lo son, por lo que las trato como tales.

Las preocupaciones que plantean los niños pequeños sobre aspectos que, bajo nuestra mirada de adulto, pueden resultar absurdas, creo que han de tratarse bajo la mirada del niño y no bajo la nuestra, es decir, hacerle ver al niño que todo lo que le pasa es importante para nosotros y que no minusvaloramos su preocupación. Otra cosa será, el darle argumentos para que valore en su justa medida las cosas y así ayudarle a que deje de preocuparse innecesariamente por cuestiones que no lo merecen. Entiendo que se trata de un proceso madurativo en el que debemos ayudarles a afrontar sus miedos y preocupaciones, pero no minimizarlos desde nuestra visión de adultos, porque ellos lo viven como algo importante.

Cuando abiertamente dice que es un secreto suele tratarse de sorpresas a los padres en relación al colegio, es decir, lo que tienen preparado para la fiesta de Navidad, el regalo del día del padre, el del día de la madre, si van a salir del cole disfrazados con un disfraz que han confeccionado ellos mismos… cosas así. En esos supuestos le digo que si es un secreto, que no me lo diga, aunque muchas veces no se aguanta y termina contándomelo, ya sea todo o, al menos, una parte de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s