2 comentarios en “La epidural y yo

  1. Es importante hablar de estas cosas. Personalmente opino que en la facultad de medicina se han olvidado de una especialidad y es quién se ocupa de la madre justo después de dar a luz. Llega el parto que es como, la eclosión, la traca final de la Cabalgata de Reyes, todo son fuegos artificiales, confetti, caramelos y música a toda pastilla. Después de eso se hizo el silencio. Una vez das a luz el ginecólogo te manda a tomar viento fresco. El niño tiene al pediatra, o neonatólogo. ¿…Y la madre? ¿quién se ocupa de la madre? Yo creo que en los dos partos no he llegado a pasar ni 24 horas en el hospital. Se han escrito ríos de tinta sobre la depresión postparto, ¿pero cómo no va a entrarte depresión si acabas como si te hubieran pasado por encima los cuatro caballos del apocalipsis? y para terminar todo el interés y todas las miradas van dirigidas a ese pequeño renacuajillo que no te deja dormir y además se te agarra como una auténtica piraña a los pezones: que si pierde peso, que si lo coge, que no se agarra al pezón, que no mama, que si mama, que no come, que si, que si a demanda, que si cada cuatro horas, que cada dos, que se acostumbre, que no se acostumbre, que le cojas, que no le cojas, despiértale, no le despiertes,… bla, bla, bla.

    ¿Alguien se imagina si cogemos a un recién operado de apendicitis y nos dedicamos entre tres o cuatro, por turnos, cada hora o hora media de día o de noche a estirarle los pezones y a despertarle con un disco de ACDC?¿cuánto tiempo tardaría en recuperarse de la operación ese individuo? ¿Como se le llama a eso? ¿depresión postapendicitis?

    El postparto puede llegar a ser un infierno física y psíquicamente si no te preparan y no se aplica el sentido común. Yo puedo decir que en su día hice el curso de los cursos, el megamaster de preparación al parto (aquello no fue un cursillo fue un auténtico grado académico que duró meses con varias clases entre semanas, sábados inclusive,… yo no daba crédito, me citaban para clase de gimnasia a las 4 de la tarde, en julio!!! y yo di a luz a primeros de agosto) y sin embargo nada ni nadie me preparó para lo que finalmente tuve que afrontar.

    Hablando de epidural, estupenda, un invento genial, no digo que no, como dice mi madre, si los hombres diesen a luz ya la habrían descubierto los egipcios o los neandertales. Sin embargo, ¿te cuentan algo sobre los efectos secundarios? evidentemente no, y prueba de ello es que el menú de la maternidad consistía en paella de primero, calamares a la romana de segundo o san jacobos y de postre un refrescante yogourt de limón, es decir una dieta fácil de digerir, no digo nada de la napolitana industrial de chocolate que me ofrecieron en el desayuno. Lo comento porque siendo primeriza, pardilla y pringada, tuve un problema en ese sentido. Y es que si al estreñimiento le añades el terror psicológico que sientes a forzar los “bajos” después del corte y confección al que sido sometida, pues es posible que termines teniendo un problema como me pasó a mi. Problema que no tendría que ser tal de haber hecho las cosas de otra forma. Meses después comentándolo con un médico este me dijo, “claro, es normal, la epidural te adormece todo y hasta que los intestinos empiezan a funcionar regularmente tarda un poco la cosa” ¿así que esas tenemos?

    El segundo parto fue duro, bastante peor que el primero, pero después ya iba preparada por lo que no tuve los problemas que tuve de primeriza: hice una dieta específica, me cuidé los puntos de una forma determinada, me comí menos la cabeza ..etc.

    ¿Tan difícil es ponerse en la situación de una mujer que da a luz?

    Me gusta

    • Hola Patricia, muchas gracias por compartir tus experiencias. Siento que no fuesen todo lo buenas que deberían haber sido. Yo sí recibí visita del ginecólogo mientras estuve hospitalizada, al menos en dos ocasiones. Lo que no quita para que, en muchos aspectos, y pese a dichas visitas, la madre, sobre todo si es primeriza, y aún encontrándose muy bien acompañada, pueda sentirse sobrepasada y con poca atención. Y no solo “sentirse”, sino que realmente se encuentra ante un cambio tremendo a todos los niveles (emocionales, físicos, etc.) sin un apoyo especializado o sin una preparación de verdad adecuada, pese a los cursos de preparación al parto, y con una personita que depende para todo de ella y que es demandante las 24 horas en un momento en el que, además, no se encuentra bien físicamente por el esfuerzo que ha supuesto para ella el parto.

      En cuanto al tiempo de hospitalización, en mi caso fueron casi 48 horas en los dos partos. Pensé que esa era la norma cuando era un parto natural sin complicaciones, pero ya veo que no es así.

      Aunque en general estoy contenta con la atención recibida, hay un aspecto muy importante en el que no lo estoy, ya que en ambos partos me generaron un problema con la lactancia, que ya contaré, porque da como para una entrada dedicada a este tema.

      Desde luego no les costaría nada dar más información y adecuar los menús a los cambios experimentados por la que acaba de parir y no ofrecerle ningún alimento que dificulte la evacuación.
      A veces con cambios sencillos se operan grandes resultados.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s